Luisa Coves Viator

Luisa Coves: 25 años administrando VIATOR

Luisa Coves
Cargo: Administración (sección Contabilidad)

La veteranía es un grado. Lo sabe bien Luisa Coves, que lleva ni más ni menos que 25 años trabajando en la misma empresa. Empezó de la mano de Juan Morales cuando este arrancó su pequeño taller y ahora, un cuarto de siglo después, siguen trabajando juntos en VIATOR.

25 años dan para mucho, tanto que Luisa ha realizado múltiples tareas dentro de la empresa. Pero, al fin y al cabo, sigue haciendo lo que mejor se le da. Empezó llevando la contabilidad del taller de Juan y hoy en día está al mando de la de VIATOR. Tratar con los bancos, con los representantes y gestionar los cobros son algunas de sus funciones. Es la mano derecha del fundador de VIATOR, aquella a quien recurrir en momento de duda, aquella a quien pedir consejo.

Esto no es mío pero es como si lo fuera” afirma Luisa con rotundidad. “No he trabajado en ningún otro sitio. Entre Juan y yo lo hemos sacado adelante con momentos buenos y también momentos muy malos. Si me tocase la lotería, yo vendría a trabajar aquí cada día igualmente”. Momentos muy malos, como los que ha pasado VIATOR estos últimos años a raíz de la crisis. Muchos clubes no podían pagar lo pactado debido a la falta de subvenciones, siendo la empresa la principal perjudicada.

Toda empresa tiene sus momentos transcendentales, que marcan un antes y un después. Con su dilatada experiencia, Luisa no duda en escoger uno que habla por sí solo. “Hace dos o tres años, Juan Morales convocó una reunión con todos los empleados donde explicó que no había trabajo para todos pero que no quería deshacerse de nadie. Decidió repartir las horas, de manera que durante nueve meses los trabajadores hicimos media jornada”.

Precisamente, tomar como ejemplo los años más difíciles de la historia de VIATOR es una manera de poner en valor lo difícil que es alcanzar el éxito. Y más si la financiación es propia, sin ayudas de ningún tipo. La propia Luisa reconoce que, cuando surgió la empresa de la nada, era difícil pensar que llegaría a la dimensión actual.

El ADN de VIATOR es también el de la propia Luisa, que aplica día a día en su jornada laboral: la proximidad con el cliente, el compañerismo entre los miembros de la empresa y, especialmente, el trabajo y dedicación que se ha invertido para que el producto salga adelante. “VIATOR es una familia de trabajadores que comparten un proyecto común, y eso seguro que no va a cambiar” afirma la protagonista.

El sacrificio y la perseverancia son principios en los que Luisa no ha dejado nunca de creer. Tanto hace 25 años, cuando se esforzaba para ganarse la confianza de Juan, como ahora, dirigiendo las riendas de VIATOR, el trabajo es el ingrediente esencial de la receta. “Cuando hay faena de verdad, no importa en qué día de la semana estemos, se trabaja sea como sea”.